martes, 8 de febrero de 2011

Final



Conoces de memoria mi anatomía,
por dónde recorrer mis heridas,
mis flaquezas y desesperanzas.
Lo supiste antes que yo misma.
Y yo conozco algunos caminos de tu mapa
labrados en horas de vos.
Como si pudiera recorrerlos con
el simple tacto de mis dedos.
A ti te debo el haber vuelto a vibrar,
haber llegado a lugares tan escondidos y
olvidados que ya no reconocía míos.
Te debo, además, el espejo donde
mirarme hacia dentro.
Y desde mi ser,
todo te fue destinado,
los gozos y las sombras.
Lo uno entrelazado con lo otro.
Lo sublime y el desencanto
en su juego eterno de luz y noche.
Me he preguntado cuál es el artificio
que nos cruza
en nuestro condicional existir. 
Dime el por qué de los campos desolados
si hasta el desierto puede tener su flor.
Y aún las tristezas más hondas
compartidas en tiempos de desvelo
aún así, amor,
lo mágico,
lo inesperadamente bello,
han sido nuestras ráfagas de felicidad,
nuestro hálito silencioso de vida
y el reconocimiento íntimo de
que nos encontramos en un lugar
más allá del tiempo.

Reina mora

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Celeste,
me alegró mucho "verte sintiendo" con tu video Final.
Verte sintiendo porque tiene ese sentir tan tuyo de deslizarte contemplando, respirando la vida.
Te confieso que me pareció notar una cierta tristeza, por eso también es que te repito que me alegró tanto sentirte respirando la vida con tanta fuerza.
Un abrazo,
Héctor Tierno

Funes dijo...

Qué emoción! Qué emoción. Siempre digo,hay cosas que atraviesan el alma y hacen que hasta el cuerpo mismo sea el alma vibrando.
Quién sea el destinatario de tanta belleza puede darse por sorprendido: esas palabras, esas imágenes no son otra cosa que la felicidad misma, como gotas de lluvia interminable.
Alguien hoy, tiene su corazón fuera del pecho.
Funes

Related Posts with Thumbnails