Las formas del arte

Piotr Artemski

Y porque a veces me decías: “Tú hiciste que la luz fuera visible”
y otra vez descubrimos que la muerte se parece al amor
en que ambos multiplican cada hora y lugar por una misma ausencia,
yo te reclamo ahora en nombre de tu sol y de tu muerte
una sola señal, precisa, inconfundible, fulminante,
como el golpe de gracia que parte en dos el muro
y descubre un jardín donde somos posibles todavía,
apenas un instante, nada más que un instante,
tú y yo juntos, debajo de aquel árbol,
copiados por la brisa de un momento cualquiera de la eternidad.

Olga Orozco

Mark Sink

Mark Sink

Mark Sink

Adivino tu rostro entre estas sombras,
el terrible sollozo de tu sexo,
todos tus nacimientos
y la muerte que llevas escondida.
En tus ojos navegan niños, sombras,
relámpagos, mis ojos, el vacío.

Octavio Paz 

Francis A Willey


Cuando conozca tu alma
pintaré tus ojos.



Pavel Krukov
No conocía tu corazón de pájaro.
y al morderte
me quedé con tus alas.

1 comentario:

Funes dijo...

"cuando conozca tu alma pintaré tus ojos"

Me ha sacudido de temblores el alma leer y releer esa frase...
Pero el otro día (mientras esperaba para emprender un viaje) leyendo un libro me encuentro de pronto con esa ¿plegaria? ¿deseo?... y supe enseguida que no fue un encuentro "casual" porque mi alma estaba definitivamente dando vueltas, merodeando esas palabras para provocar el encuentro.
y sentí ese mismo temblor del alma que he sentido cada vez que entro al blog a leer esta bellísma entrada....
Esto por ejemplo: "hace mella en mi" (alguien entenderá a qué me refiero), pero me conmueve hasta un lugar que ni siquiera puedo decifrar, ni contarles, un lugar cercano quizás a mi propia e inasible esencia.

En mi lectura de un libro viejo en una espera de un viaje que se hacía interminable, me entero entonces que Jean Hébuterne fue la destinataria de las increíbles palabras pronunciadas por su esposo Amadeo Modigliani.

Y ahora lejos de todo y en una noche bajo un cielo que me es extraño, me siento a escribir esta brevedad, estas palabras de nada, este sinsentido de anudar ideas que a nadie interesa, que tienen destino de olvido.

Porque se de antemano y fatalmente
que mi alma no solo buscaba esta frase, sino que está buscando desesperada conocer un alma a la cual, pintarle de una vez, sus ojos.
Funes

Related Posts with Thumbnails