Otoño y resurrección



He contemplado todos los edenes que se han desplomado en mí.

He visto edenes que tuve en mis manos
pero los deje escapar.

He visto promesas que no cumplí
dolores que no alivié
heridas que no curé
lágrimas que no vertí.

He visto muertes que no lloré
plegarias que no escuché
puertas que no abrí
puertas que cerré
amantes a las que dejé atrás
y sueños que no viví.

He visto todo cuanto se me ofrecía
y que no podía aceptar.

He visto las cartas que deseaba
pero que nunca recibí.

He visto cuanto podría haber sido
pero que jamás seré.

Recuerda tus sueños

No puedo decirte
si te estás acercando
o si te alejas más.

Anhelo la serenidad que experimenté al contemplar tu rostro.

Tal vez si ahora me pudieran devolver tu rostro
me sería más fácil
recuperar el rostro
que yo mismo parezco haber perdido...

Gregory Colbert

7 comentarios:

vicky dijo...

Que hermosa música, pero más escucharla acompañada de esas palabras, gracais por lo que compartis

Anónimo dijo...

imposible no transportarse,
imposible no transmutarse, mejor lo segundo. hermoso,marta f,

Funes dijo...

He entrado a "otoño y resurreción" mil veces. Y otras tantas me he emocionado hasta las lágrimas. Y también otras tantas escribí y borré...
Quería dejar en este espacio un escrito mío de hace ya algunos años, de mi otoño y mi resurrección... pero no me animo, me puede la timidez, cierta nostalgia y el pudor.
Un día yo salí a buscarme. Y ahora, que las lágrimas se atropellan de nevo, me decido a copiarles lo que escribí. No tiene ningún mérito ni valor literario, eso lo se. Pero por lo menos el que lo lea sabrá que hay un tipo que escribe cosas mínimas, un poeta menor en el sur de mundo que un día vivió su otoño y su resurreccción.
Funes

Funes dijo...

Salí a buscarme
Me levanté temprano....
No estaban tus correos en mi casilla... entonces me escribo yo.
escribo pensando que a veces uno conoce a alguien y "siente" que conoce desde antes de conocer.
Además, los tipos que no somos muy inteligentes, suplimos la falta de inteligencia con la observación. Eso con el tiempo nos habilita a ser mas perceptivos, mas intuitivos.
Yo soy especialista en intuir momentos.... alegres, tristes... complejos.
Y sabes qué? me propuse reconocerlos, intuir esos momento incluso a la distancia. Incluso en esta ausencia de correos y noticias.

Pienso esto: nunca tal vez seremos los mejores que deseamos ser. No es cierto que siempre se deba estar feliz. No tenemos por suerte, que demostrarle nada a nadie. Nuestros triunfos son nuestros al igual que nuestros fracasos. De nadie mas. Y de los dos aprenderemos.
En una época de mi vida luchaba para tener éxito: en la vida, en el amor, en los negocios, en mi profesión. Y lo hacía pensando en demostrarle a algunos "Miren, he triunfado".
Más y más luchaba por el éxito, para demostrarlo y exhibirlo, más y más fracasaba.

Hasta que un otoño fundacional en mi, me dije: "pues, soy lo que soy" con mis grandezas, mis pequeñas miserias, mis virtudes y mis defectos. Cuando comencé a asumirme como soy diciéndome a mi y a los demás "soy esto, esto que ven en mi es lo que hay".... comencé a crecer.

Creo que es bueno eso. ¿Contra quién corres cuando corres? ¿A donde quieres llegar, y para qué?
¿a quién le quieres demostrar qué cosa?
¿Es necesario tener siempre una respuesta?
¿No es mejor a veces, reencontrarse con uno mismo y decir "no sé" "no puedo"?
¿Cuántas veces te animaste y dijiste "ayúdenme"?

La historia, (al menos, mi historia) comenzó así: en este otoño anticipado en que uno toca fondo, o cree que toca fondo, decidí levantar mi mirada y frenar mi cuerpo.

Y me dije "saldré de paseo, saldré buscarme a mi mismo".

Todavía no me encontré. Pero estoy encontrando tantas cosas a cada paso!

Ahora, puedo cantar bajito o silbar en la calle mis tangos heredados sintiendo que los que me miran sorprendidos por fuera, me aplauden por dentro; o vivir mi soledad de ausencias, sabiendo que aún así, estoy aquí... y puedo aún esperar con paciencia y ansiedad tus correo.
Puedo llorar sin tapujos y también puedo soñar despierto.

Me siento un príncipe en la oscuridad. Un príncipe buscando su lugar.
Un príncipe de mi mismo.
Y siento que siempre la música que mas me gusta, el aroma que mas extraño, el color que mas deseo, y tu mirada infinita andan rondando por mis sombras.
Funes

Celestacha dijo...

Funes...ay ! Funes...qué decir a este corazón abierto, si está el alma al desnudo.Cómo agregar tan solo una palabra a algo tan del Ser, tu Ser, tu alma que habla.

Un abrazo de corazón a corazón.

Viejex dijo...

Me ha emocionado, Funes.

¿Cuando nos va a dar el gusto de abrir un espacio y publicar sus cosas, viejo porfiado?

Funes dijo...

gracias Viejex! este escritor de "fruslerías" recibe como un halago sus emociones y palabras.
Y lo he pensado amigo, tener propio espacio, pero ocurren varias cosas: la primera, y la mas determinante quizás: no tengo idea de cómo se hace; segundo, le confieso que soy un vago, un tipo del café y de las charlas maratónicas y sin sentido (que son las que en verdad tienen todo el sentido).
Además le cuento que estoy trabajando para Celeste colaborando con mis "fruslerías" en sus blogs. Y me resulta muy gratificante.
Un abrazo
Funes

Related Posts with Thumbnails