viernes, 27 de febrero de 2009

El chat, de Juan José Millás

Pintura mural de Ricardo Carpani

Dentro de miles de años, cuando los antropólogos descubran nuestros restos, llegarán a la conclusión de que entre el homo digital y el analógico hubo intercambio cultural y genético, como se sospecha ahora que sucedió entre el Neanderthal y el sapiens. Y no se equivocarán. Hay, de hecho, mujeres digitales que se enamoran de hombres analógicos y hombres analógicos que hacen sus compras semanales en establecimientos digitales. Parece mentira que entre dos dimensiones de la realidad tan alejadas entre sí se produzca este ir y venir de semen o de productos gastronómicos.
Personalmente, aunque soy analógico, no es raro que por las noches me deslice como una sombra hasta mi estudio para abrir sigilosamente el ordenador y hacer incursiones en el territorio de los seres digitales. Me gusta ver sus campamentos, apreciar el fuego de sus hogueras, escuchar los cantos de sus mujeres y sus niños. Según los expertos, si a un Neanderthal le pusiéramos corbata y le soltáramos en la Quinta Avenida de Nueva York, pasaría por un Homo sapiens (de la variedad analógica, suponemos). Sin embargo, yo he intentado varias veces disfrazarme de digital al entrar en Internet, pero me descubren en seguida, creo, sobre todo, por mis particularidades sintácticas y ortográficas. Una vez conocí a una mujer virtual a la que, pese a mi procedencia analógica, no le disgustaba, y cuando intenté concertar con ella una cita fuera de la Red, en Cáceres o en Roma, no puse condiciones, me dijo que no, que los analógicos matábamos mucho en esa clase de encuentros contra natura. Y me recordó dos o tres casos que la verdad es que le ponían a uno los pelos de punta. Ahora he encontrado un chat donde caigo bien porque les gusta oír historias de mi matrimonio analógico y de mi reloj de esfera y de una máquina de escribir con la que construyo poemas geométricos. Luego, al amanecer, vuelvo a la cama y pienso que aunque la existencia virtual es la única llamada a sobrevivir, quizá los antropólogos del futuro sean capaces de reconocer que los hombres y mujeres reales mantuvimos, como el Neanderthal frente al sapiens, una postura de perplejidad que, aunque analógica, también dolía.

Hay más cuentos de Juan José Millás aquí

lunes, 23 de febrero de 2009

Susan Seddon Boulet y el arte visionario

"Estas figuras son las de nuestros sueños, los que huyen de nosotros al despertar, los que están dispersos, como el rocío al amanecer, las que caen además entre nuestros dedos como polvo de rosas".
Susan Seddon Boulet ( 1941 - 1997 )

domingo, 15 de febrero de 2009

De Maitena, lo mejor

sábado, 14 de febrero de 2009

Instrumentos medievales / La vihuela

Pulsando "Play" podemos escuchar el sonido de la vihuela en la obra de Variaciones de Mudarra.


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


La vihuela es el antepasado directo de violines y violas. También llamada viola de arco, fídula o fidel. Consta de un cuerpo y mango. Tiene entre tres y cinco cuerdas. La forma de tocarla es muy variada: sobre las rodillas o apoyando el instrumento en el brazo o en el pecho (ver ilustración).
La vihuela de péñola es como la vihuela de arco o fídula pero se tañe punteado las cuerdas con un plectro o péñola.
En el siglo XVI acabará por desplazar en España casi completamente al laud y más tarde, en el Barroco, será sustituída por la guitarra de cinco órdenes o guitarra barroca, de mayor sonoridad.

Durante los siglos XV y XVI, el laúd fue el instrumento más popular, y para él se escribió una enorme cantidad de música. El laúd tiene forma de media pera cortada en vertical, con cinco trastes y seis cuerdas dobles. Fue introducido en Europa durante la Edad Media por los árabes a través de la península Ibérica.

En España, el laúd cedió el primer puesto como instrumento preferido a la vihuela, un instrumento de menor tamaño y con la caja plana, para el que también se escribió un brillante repertorio.

Los siete compositores vihuelistas que acoge la historia de la música son Narváez, Mudarra, Pisador, Fuenllana, Daça, Milán y Valderrábano. Consagrados a este instrumento, dejaron impresas sus obras fechadas en el siglo XVI. En ellas se descubre la sobria melancolía de este instrumento tan cercano a la guitarra.

Y tan curiosa es la migración de las palabras y sus historias, que llegan al gaucho de la Pampa sudamericana, y forma parte de sus costumbres.

"Aquí me pongo a cantar
al compás de la vigüela,
que el hombre que lo desvela
una pena estrordinaria,
como la ave solitaria
con el cantar se consuela"


Martin Fierro de Jose Hernandez ( 1872 )

viernes, 13 de febrero de 2009

Romance de la luna / Federico García Lorca

La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.

En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.

Niño déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
Niño déjame, no pises,
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño,
tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.

¡Cómo canta la zumaya,
ay como canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con el niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
el aire la está velando.

Federico García Lorca
(1898 - 1936 )

sábado, 7 de febrero de 2009

Lois Greenfield Photographer

video

Lois Greenfield es una fotógrafa nacida en EEUU en el año 1949, y hoy reconocida por su capacidad de capturar la forma humana en movimiento y su uso de ella como un elemento de composición en su arte. Ha sido comparada con Eadweard Muybridge por la exploración de la locomoción humana, y con Henry Cartier Bresson por capturar el momento difícil de alcanzar. Trabaja permanentemente en el equilibrio y la perfección de la forma humana.
Lois Greenfield trabaja en Nueva York para las revistas, incluidas Sports Illustrated, Time, Elle, Vogue, Life, y The New York Times. Utiliza su cámara en todas las grandes compañías de danza contemporánea como la American Ballet Theatre, Alvin Ailey American Dance Theater, Paul Taylor Dance Company, Bill T. Jones / Arnie Zane Dance Company, y Parsons Dance Company. El trabajo de Greenfield se ha exhibido en museos y galerías de todo el mundo.

jueves, 5 de febrero de 2009

Antonio Machado

"La zona más rica de nuestras almas, desde luego la más extensa,
es aquella que suele estar vedada al conocimiento por nuestro amor propio"

Antonio Cipriano José María y Francisco de Santa Ana Machado Ruiz
Para todos nosotros Antonio Machado ( 1875 . 1939 )

Related Posts with Thumbnails