miércoles, 25 de noviembre de 2009

El mundo en un grano de arena / El arte de los mandales tibetanos


Para ver este clip en Youtube pulsar aquí.

Mandala es un término de origen sánscrito que significa "círculo sagrado".
Los mandalas son diagramas o representaciones esquemáticas y simbólicas del macrocosmos y el microcosmos, utilizados en el budismo y el hinduismo, por lo que también podríamos decir que son cosmogramas, de los cuales existen muchos tipos.
En general, todos los mandalas tienen significados externos, internos y secretos. En el aspecto exterior representan el mundo en su forma divina, en el interior, un mapa mediante el cual la mente ordinaria puede transformarse en la experiencia de la iluminación, y en el aspecto secreto muestran el perfecto balance primordial de las energías sutiles del cuerpo y la dimensión de la clara luz de la mente. Se dice que la creación de un mandala de arena purifica en estos tres niveles.

Un mandala representa un palacio imaginario que se contempla durante la meditación.
Tradicionalmente, los Budistas Tibetanos usan mandalas de arena como ayudas de visualización para la meditación durante ciertas ceremonias religiosas. Los mandalas de arena, a su vez, pueden elaborarse a petición de la comunidad con la intención de pacificar desastres naturales, traer paz y armonía a un lugar determinado y sus habitantes, como una bendición durante un retiro de meditación, o para consagrar medicinas en el caso de un mandala relacionado con el Buda de la medicina.
Laboriosamente, millones de granos de arena son colocados ordenadamente en una plataforma plana durante un periodo de días o semanas, creando una pintura de belleza irresistible.
Una vez terminada, y para simbolizar la impermanencia de todo lo que existe, y fortalecer el “no codiciar el resultado de nuestros actos”,las arenas de colores son barridas y vertidas en un río o arroyo cercano, donde las aguas llevan a las energías curativas por todo el mundo.

En Tibetano, este arte es llamado dul-tson-kyil-khor, quel significa literalmente “mandala de polvos coloridos.”




Procedimientos para cr
ear Mandalas de Arena
Antiguamente los polvos para elaborar los mandalas de arena se preparaban con piedras semi-preciosas. Se utilizaba el lapislázuli para el color azul, los rubíes para el rojo, etc. En la actualidad se preparan con polvo de mármol teñido y –en ocasiones– con fina arena blanca de playa.
El proceso de pintura de arena mandala comienza con una ceremonia de apertura, durante el cual, los lamas consagran el lugar y convocan a las fuerzas de la diosa. Los monjes cantan y bailan en vestidos resplandecientes. Los lamas comienzan el trabajo dibujando un contorno del mandala sobre una plataforma de madera, lo que demora un día entero. Todo esto se aprende de memoria y está basado fielmente en las escrituras budistas; no hay espacio para el error o la improvisación. A continuación se empieza a colocar la arena desde el centro hacia las orillas, simbolizando el hecho de que al nacer sólo somos una gota de esperma y un óvulo, y vamos evolucionando hasta que el universo entero se percibe a través de los sentidos. Cuando el mandala está terminado y llega el momento de desmantelarlo, la arena se recoge de las orillas hacia el centro, representando cómo al morir regresamos de nuevo a la fuente primordial en el centro de nuestro corazón.Durante los días siguientes, se coloca la arena colorida, lo cual se realiza con embudos de metales tradicionales llamados chak-pur. Cada monje sujeta un chak-pur en una mano mientras frota una barra de metal sobre su superficie que chirria; la vibración causa que la arena fluya como el líquido. En otras palabras, para “dibujar” con la arena, se emplea un cono de cobre , el cual tiene ranuras en uno de sus lados y con una varita delgada de cobre se frota suavemente (como en un güiro) de tal forma que la arena sale finamente por el pequeño orificio al final del cono gracias a la vibración. Esto permite crear dibujos extraordinariamente pequeños y precisos.
Al observar detenidamente un mandala de arena, podemos ver que es como un palacio visto desde arriba en el cual hay torres, cada una con su entrada hacia una de las cuatro direcciones, a su vez representadas por colores: amarillo para el norte, verde para el sur, azul para el oeste y rojo para el este. En cada una de estas entradas se encuentra un guardián o protector. Es posible identificar también columnas y arcos, alrededor de las cuales se ubican vallas como las de vajras y fuego.
Tradicionalmente, la mayoría de los mandalas de arena son destruídos poco después de ser terminados. Es una hermosa metáfora que cumple con dos propósitos fundamentales: primero, demostrar la impermanencia de los fenómenos (tarde o temprano todo se termina y el apegarnos a lo efímero sólo nos trae sufrimiento); el segundo propósito tiene que ver con el ideal de querer beneficiar a los demás con nuestros actos y por esa razón se reparte la arena entre quienes presencian la ceremonia de clausura como una bendición, mientras que otra parte de la arena se deposita en un cuerpo de agua como un río, un lago o directamente en el mar, con la intención de purificar el ambiente y a sus habitantes, y llevar esa bendición a todos los rincones de la tierra.El colaborar o simplemente observar la creación y el desmantelamiento de un mandala de arena, tiene efectos purificadores muy profundos para los seres y el ambiente donde se construye. Las deidades y espíritus locales se complacen y se regocijan, por lo cual mandan sus plegarias para que prevalezca la paz y la prosperidad en esa tierra.
Los Budas y Bodhisattvas observan desde las tierras puras donde habitan, mandando un lluvia de bendiciones. En breve, son muchos los beneficios tanto temporales como espirituales que se producen al participar en la creación de un mandala de arena.

Fuente: http://spanish.china.org.cn/culture/txt/2007-11/02/content_9164294.htm

http://budistas-es.blogspot.com/2008/08/el-arte-de-los-mandalas-tibetanos.html

Crímenes para no olvidar

Foto de Elsa Dorella y comentario en Flickr

"La violencia es el último recurso del incompetente".

Isaac Asimov

La Guerra /La muerte presenta a los ciudadanos un niño muerto, un símbolo de los 205 que murieron un 20 de octubre de 1944 en la Escuela de Gorla, Milán /Italia, a causa de una bomba lanzada desde un avión anglo-americano (y más concretamente la USAF).
Todos ellos tenían entre 6 y 11 años.
Esto es la guerra. Tengámoslo siempre en la mente.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Mafalda

martes, 17 de noviembre de 2009

Ser chivo expiatorio

Pintura de Bonnie Hofkin / Return to Athena

Este dicho proviene de una práctica ritual de los antiguos judíos, por la que el Gran Sacerdote, purificado y vestido de blanco para la celebración del Día de la Expiación ("purificación de las culpas por medio de un sacrificio") elegía dos machos cabríos, echaba a suerte el sacrificio de uno, en nombre del pueblo de Israel y ponía las manos sobre la cabeza del animal elegido -llamado el Azazel- al que se le imputaban todos los pecados y abominaciones del pueblo israelita. Luego de esta ceremonia, el macho sobreviviente era devuelto al campo por un acólito y abandonado a su suerte, en el valle de Tofet, donde la gente lo perseguía entre gritos, insultos y pedradas.
Por extensión, la expresión ser el chivo expiatorio adquirió entre nosotros el valor de hacer caer una culpa colectiva sobre alguien en particular, aun cuando no siempre éste haya sido el responsable de tal falta.

Fuente Del Dicho al Hecho

Y ahora un cuento antiguo sobre chivos expiatorios.

Cuenta una antigua leyenda que en la Edad Media un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de asesinato. El culpable era una persona muy influyente del reino, y por eso desde el primer momento se procuró hallar un chivo expiatorio para encubrirlo.

El hombre fue llevado a juicio y comprendió que tendría escasas oportunidades de escapar a la horca. El juez, aunque también estaba confabulado, se cuidó de mantener todas las apariencias de un juicio justo. Por eso le dijo al acusado: “Conociendo tu fama de hombre justo, voy a dejar tu suerte en manos de Dios: escribiré en dos papeles separados las palabras ‘culpable’ e ‘inocente’. Tú escogerás, y será la Providencia la que decida tu destino”.

Por supuesto, el perverso funcionario había separado dos papeles con la misma leyenda: “Culpable”. La víctima, aun sin conocer los detalles, se dio cuenta de que el sistema era una trampa. Cuando el juez lo conminó a tomar uno de los papeles, el hombre respiró profundamente y permaneció en silencio unos segundos con los ojos cerrados. Cuando comenzaba ya a impacientarse, abrió los ojos y, con una sonrisa, tomó uno de los papeles, se lo metió a la boca y lo engulló rápidamente. Sorprendidos e indignados, los presentes le reprocharon.

- Pero, ¿qué ha hecho? ¿Ahora cómo diablos vamos a saber el veredicto?

- Es muy sencillo -replicó el hombre- . Es cuestión de leer el papel que queda, y sabremos lo que decía el que me tragué.

Con refunfuños y una bronca muy mal disimulada, debieron liberar al acusado, y jamás volvieron a molestarlo.

“Por más difícil que se nos presente una situación, nunca dejemos de buscar la salida, ni de luchar hasta el último momento.
En momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”. Albert Einstein.

Extraido del libro “La culpa es de la vaca”

domingo, 15 de noviembre de 2009

Principio de polaridad / Kybalion

Todo es doble, todo tiene dos polos; todo su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.

El Kybalión


Este principio encierra la verdad de que todo es dual; todo tiene dos polos; todo su par de opuestos, afirmaciones que son de otros tantos axiomas herméticos. Explica y dilucida las antiguas paradojas que han dejado perplejos a tantísimos investigadores, y que literalmente decían: «La tesis y la antítesis son idénticas en naturaleza, difiriendo sólo en grado»; «los opuestos son idénticos en realidad, diferenciándose en su gradación»; «los pares de opuestos pueden conciliarse, los extremos se tocan»; «todo es y no es al mismo tiempo», «toda verdad no es sino media verdad»; «toda verdad es mediofalsa», etc.
Este principio explica que en cada cosa hay dos polos, dos aspectos, y que los «opuestos»
no son, en realidad, sino los dos extremos de la misma cosa, consistiendo la diferencia, simplemente, en diversos grados entre ambos. El calor y el frío, aunque opuestos, son realmente la misma cosa, consistiendo la diferencia, simplemente, en diversos grados de aquella. Mirad un termómetro y tratad de averiguar donde empieza el calor y donde termina el frío. No hay nada que sea calor absoluto en realidad, indicando simplemente ambos términos, frío y calor, diversos grados de la misma cosa, y que ésta se manifiesta en esos opuestos no es más que los polos de eso que se llama Calor, o sea la manifestación del principio de polaridad que nos ocupa. El mismo principio se manifiesta en la «luz» y la «oscuridad», las que, en resumen, no son sino la misma cosa, siendo ocasionada la diferencia por la diversidad de grado entre los dos polos del fenómeno. ¿Dónde termina la oscuridad y dónde empieza la luz? ¿Cuál es la diferencia entre grande y pequeño? ¿Cuál entre duro y blando? ¿Cuál entre blanco y negro? ¿Cuál entre alto y bajo? ¿Cuál entre positivo y negativo? El principio de polaridad explica esta paradoja. El mismo principio opera de idéntica manera en el plano mental. Tomemos, por ejemplo, el amor y el odio, dos estados mentales completamente distintos aparentemente, y notaremos que hay muchos grados entre ambos; tantos, que las palabras que nosotros usamos para designarlos, «agradable» y «desagradable», se esfuman una en la otra, hasta tal punto que muchas veces somos
incapaces de afirmar si una cosa nos causa placer o disgusto. Todas no son más que gradaciones de una misma cosa, como lo comprenderéis claramente por poco que meditéis sobre ello. Y aun más que esto, es posible cambiar o transmutar las vibraciones de odio por vibraciones de amor, en la propia mente y en la mente de los demás, lo que es considerado como lo más importante por los hermetistas. Muchos de los que leéis estas páginas habréis tenido experiencias en vosotros mismos y en los demás de la rápida e involuntaria transición del amor en odio y recíprocamente. Y ahora comprenderéis la posibilidad de efectuar esto por medio del poder de la voluntad, de acuerdo con las fórmulas herméticas. El «Bien» y el «Mal» no son sino los polos de una misma y sola cosa, y el hermetista comprende y conoce perfectamente el arte de transmutar el mal en el bien aplicando inteligentemente el principio de polaridad. En una palabra, el «arte de polarizar» se convierte en una fase de la alquimia mental, conocida y practicada por los antiguos y modernos Maestros herméticos. La perfecta comprensión de este principio capacita para cambiar la propia polaridad, así como la de los demás, si uno se toma el tiempo y estudia lo necesario para dominar este arte.

Transcripto del libro El Kybalión de los Tres Iniciados / Editorial Kier

sábado, 14 de noviembre de 2009

De Maitena, lo mejor

viernes, 13 de noviembre de 2009

El Kybalión / Hermes Trismegisto

Hermes Trismegisto en un mosaico de la Catedral de Siena

El Kybalión
es un documento que contiene al conjunto de enseñanzas metafísicas de la filosofía hermética, también conocidos como los siete principios del hermetismo.
Escrito en los albores del siglo XX, su autoría se debe a un grupo anónimo de personas autodenominados Los Tres Iniciados, aunque las bases del hermetismo, que se han transmitido desde tiempos inmemoriables bajo estrictas reglas de preservación, se atribuyen a un alquimista místico y deidad de algunas logias ocultistas llamado Hermes Trismegisto, el Tres veces grande , cuya existencia pudo haber transcurrido en Egipto antes de la época de los faraones.
Cuenta la historia que fue el primer Maestro que existió sobre la tierra, incluso algunos van más allá, considerando que pudo haber sido contemporáneo de Abraham, el primer patriarca que menciona la Biblia, de quien fue su Maestro.
Se le han atribuido estudios de alquimia como la Tabla de Esmeralda (que fue traducida del latín al inglés por Isaac Newton) y de filosofía, como el Corpus Hermeticum.
Otras de sus obras más destacadas serían “El Poimandres”, “El Kybalión”, ciertos libros de poemas y “El Libro para salir al día”, también conocido como “Libro de los Muertos”, por haberse encontrado ejemplares de él dentro de los sarcófagos de algunos destacados egipcios.

Continuará con cada uno de los 7 Principios fundamentales o Leyes Universales

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Instrumentos medievales / La zanfoña

Ilustración Zanfonas de las Cantigas de Santa María

La zanfona se asemeja a un violín mecánico en el que varias cuerdas vibran por la fricción de una rueda enresinada (situada en la caja de resonancia del instrumento) que gira gracias a una manivela. Es decir, se trata de un cordófono frotado con rueda. Se hace sonar con un teclado, sin pulsar las cuerdas con los dedos directamente. También recibe el nombre de organistrum o viella de rueda.
Consta de una rueda que hace sonar dos o tres cuerdas "cantantes", que ejecutan la melodía por medio del teclado y dos o más bordones que dan una nota pedal continua de acompañamiento.
Las notas cambian al presionar las teclas de un teclado dotado de unas espadillas que acortan la cuerda melódica. La zanfona común tiene dos o tres cuerdas melódicas o cantantes, de las que se obtienen varias notas (alrededor de dos octavas de un piano), y dos o tres bordones a los lados, que emiten una sola nota (generalmente más grave). Esta nota sostenida independiente de la melodía es la que le ha valido el sobrenombre de gaita zamorana , debido a la nota sostenida o bordón de la gaita, y debido a esta particularidad es intercambiable por la gaita en muchos estilos de música popular, especialmente en Francia y Hungría. Las zanfonas actuales pueden llegar a tener 23 cuerdas, agrupadas en cuatro categorías: melódicas, bordones, rítmicas (o trompetas) y simpáticas (que vibran sin necesidad de tañerlas porque entran en resonancia).

La zanfona apareció en Europa Occidental hacia el siglo IX. Su origen podría estar en España o tal vez en Oriente Próximo.
La primera referencia escrita la da el abad Odo de Cluny en su obra Quomodo organistrum construatur (como construir un organistrum) si bien su veracidad es dudosa dado que sólo se conoce a través de citas muy posteriores. También se menciona un instrumento parecido en un compendio musical del árabe Al Zirikli.

La zanfona es uno de los instrumentos que cita El Arcipreste de Hita, don Juan Ruiz (1283-1350). En su obra maestra del mester de clerecía, El Libro de Buen Amor, incluye una interesante relación de Instrumentos musicales utilizados durante este período anterior al Renacimiento; en los capítulos LI y LII, menciona:
...panderos, zamponnas, alboques, caramillo fecho de cana uera, cítola, atambores, guitarra, corpudo laúd, rabé gritador, trompas, annafiles...

Rousseau tocando la zanfona

La zanfona vive su segunda época de esplendor histórico en la ilustración del siglo XVIII. Sobre todo en Francia, los vientos de neoclasicismo hicieron que los artistas y los cortesanos se interesaran por las artes y los sonidos antiguos, entre ellos el de la zanfona.

El filósofo Jean-Jacques Rousseau (1712-1718) es un buen ejemplo de ello. Además de sus ideas innovadoras, la imágen nos lo muestra tocando el instrumento e incluso la menciona en su libro: Dictionnaire de la musique (1767).

Este típico instrumento de la Edad Media posteriormente cayó en desuso, yendo a parar a manos de ciegos, reales o ficticios, para interpretar romances y coplas.
Durante el último tercio del siglo pasado la zanfona se hallaba ya totalmente relegada, incluso en el ámbito popular, y apenas podía verse difusamente en algunas romerías y ferias gallegas, asturianas y castellano leonesas.

Actualmente hay un movimiento de recuperación del instrumento. Los dejo con una pieza preciosa con gran virtuosismo en la ejecución de Germán Díaz, en los Pirineos.

Fuentes que poseen mucha y variada información sobre este curioso instrumento

http://ret007ei.eresmas.net/reolid/a-santalices.html
http://www.taringa.net/posts/musica/2071224/Zanfo%C3%B1a-%28zarpado-instrumento-medieval%29.html


martes, 3 de noviembre de 2009

Objeto de mi deseo

Objeto de mi deseo, que alcanzar no puedo
ni decir que mañana iré a tu encuentro
mi noche ha envuelto al día en su veste
desde el alba, siendo iguales su comienzo y fin
y yo me engaño con falsas ilusiones
como tu encuentro, que la fortuna niega.


Avempace ( Ibn Bayyah)
1080/1138

lunes, 2 de noviembre de 2009

Lágrimas de cocodrilo

Ilustración de Valeria Zucchini

Por motivos que se ignoran o quizá porque la imagen del reptil ha estado siempre ligada a hechos misteriosos, muchas son las leyendas que se cuentan acerca de la conducta del cocodrilo, algunas de ellas relacionadas con su actitud ante sus presas.

Desde tiempos remotos, se sostenía que el saurio, para atraer a sus víctimas emitía un extraño e insinuante gemido. Otros autores añadían que, una vez devorada la presa, el temible reptil lloraba sobre los despojos de su comida, quizás afligido porque el festín hubiese terminado tan de prisa y no falta quien asegura que suele comerse a sus propias crías, desconociendo en este caso que la hembra acomoda a los más pequeños dentro de sus fauces para llevarlos al río, donde luego los suelta para que comiencen a nadar por sus propios medios.

Asimismo, se sabe que las famosas lágrimas de cocodrilo son una secreción acuosa que mantiene húmedos los ojos del animal, fuera del agua, pero no tienen nada que ver con el llanto, debido a que las glándulas salivales y las lacrimales de este animal están situadas muy cerca unas de las otras y por eso, se estimulan constantemente, lo que hace que al animal mientras llore mientras come.

Todo esto, sumado a la fantasía popular sirvió para dar origen a la expresión lágrimas de cocodrilo, con la que se alude al dolor fingido de alguien ante cualquier suceso desgraciado, dolor que no es tomado en serio por ninguna de las personas que lo contemplan.

Fuente http://belcart.com/belcart_es/del_dicho/indice%20dichos.html

domingo, 1 de noviembre de 2009

Como agua para chocolate ( fragmento )


"Mi abuela tenía una teoría muy interesante, decía que si bien todos nacemos con una caja de cerillas en nuestro interior, no las podemos encender solos, necesitamos oxígeno y la ayuda de una vela. Sólo que en este caso el oxígeno tiene que provenir, por ejemplo, del aliento de la persona amada; la vela puede ser cualquier tipo de alimento, música, caricia, palabra o sonido que haga disparar el detonador y así encender una de las cerillas. Por un momento, nos sentiremos deslumbrados por una intensa emoción. Se produce en nuestro interior un agradable calor que irá desapareciendo poco a poco conforme pasa el tiempo, hasta que venga una nueva explosión a reavivarlo.
Cada persona tiene que descubrir cuáles son sus detonadores para poder vivir, pues la combustión que se produce al encenderse uno de ellos es lo que nutre al alma. En otras palabras, esta combustión es su alimento. Y si uno no descubre a tiempo cuáles son sus propios detonadores, la caja de cerillas se humedece y ya nunca podremos encender un sólo fósforo. Si eso llega a pasar, el alma huye de nuestro cuerpo , camina errante por las tinieblas más profundas tratando vanamente de encontrar alimento por sí misma, ignorante de que sólo el cuerpo que ha dejado inerme, lleno de frío, es el único que podría dárselo..."

Como agua para chocolate /Laura Esquivel /Fragmento

Related Posts with Thumbnails