miércoles, 17 de diciembre de 2008

Milo Manara, erotismo y genialidad

Maurillo Manara nace el 12 de Septiembre de 1945 en Bolzano, pequeña localidad italiana, cerca de la frontera austríaca. Con gran rapidez, Milo se revela como extraordinariamente dotado para el dibujo y la pintura. A sus catorce años, en la escuela, ilustra páginas de La Iliada y la Odisea.
Su vocación, la pintura, no le da ingresos suficientes para vivir y en los años sesenta le encontraremos trabajando en una fábrica de juguetes y ayudando a escultores, como el español Berrocal que trabaja cerca de Verona. Eran los tiempos en que el vanguardista editor Eric Losfeld publica sus obras más representativas. Barbarella, Jodelle o Saga de Xam no pasan desapercibidas para el joven Milo, que comienza a interesarse por los cómics y a sus 23 años publica su primer título: Genius para un editor (Furio Viano) especializado en narraciones gráficas con lo policíaco, el sexo y la violencia como ingredientes principales.
Son momentos, por otra parte, claramente contestatarios en la Universidad, donde nuestro autor estudia Arquitectura. Allí, en Venecia, pertenece a una organización maoísta: "La Unión de la Juventud" y forma parte de un grupo artístico, "Miraculo" que realiza ilustraciones y carteles políticos, desempeñando un cierto papel en los enfrentamientos con la policía en la Bienal de 1968.

Hasta el año 72 realiza para Edizione Erregi, Jolanda de Almaviva, produciendo más de cuarenta títulos. La calidad gráfica de Manara evoluciona rápidamente a lo largo de los casi cuatro años de realización de Jolanda, consiguiendo hacer detacar esta serie de entre las más de cincuenta de características similares que se editan en ese momento en Italia.
Es en las Ediciones Erregi donde conoce a Silverio Pisu, guionista con el que Manara va a conseguir abandonar las publicaciones sexy de pequeño formato. Juntos crean: Telerompo, Alessio, Il Borghese Rivoluzionario, pero sobre todo: Lo Scimmiotto (El Rey Mono), una loca historia de un humanoide, rey de un pueblo de simios, que ha conquistado la inmortalidad y abandona el lugar ofrecido en el cielo para volver con su tribu. Ya aquí empiezan a plantearse y resolverse problemas de composición de páginas y narración. La obra está inspirada en una novela fantástica china del s. XVI: Si Yeou Ki (La Peregrinación hacia el Oeste) de Wou Tcheng-en. Su personaje central, un mono: Souen Wou-Kong, personifica el valor y el espíritu revolucionario, habiéndose adaptado gráficamente en distintas ocasiones en su país de origen. Mientras, Manara publica en "Il Corriere dei Ragazzi" una serie de historias, La parola Alla Giuria, que proponen a los lectores juzgar a personajes históricos célebres como Atila, Custer, Nobel o Helena de Troya, con guiones de Mino Milani.
En 1976, Manara comienza su colaboración para Larousse con "L'Histoire de France en Bandes Dessinées" (Carlomagno, La Revolución de 1789, La Guerra con Prusia, etc) que luego sigue en "La Decouverte du Monde" (Balboa y James Cook). En este tiempo y con guión de Alfredo Castelli dibuja para Cepim, la editorial de Sergio Bonelli: L'Uomo delle Nevi (El Monje del Tibet) con el silencio inquietante del Himalaya a 6.000 m. de altitud como protagonista.
El punto de ruptura que convertiría a Milo Manara en autor de sus propios guiones, con plena libertad de expresión se lo ofrece la editorial francesa Casterman en 1977, deseosa de producir nuevas series para su recién estrenada revista: "À Suivre". HP et Giusseppe Bergman viene a insertarse plenamente en lo que se ha dado por llamar "comic de autor".
Gran admirador de la vida y obra de Hugo Pratt, Manara emplea su persona, HP, tras el que corre el otro personaje a lo largo de la historia -sin duda el propio Manara- deseoso de ser imbuido de la Aventura que es y representa Pratt y de la que tan irresistiblemente plagada se encuentra la obra de Manara.

"La aventura como ética, como cultura, como modo de vivir. La aventura no es seguir pasivamente los acontecimientos. La aventura es autodeterminación",
decía Manara al término de la primera obra de HP et Giusseppe Bergman, a la que seguirían: Un Autor en Busca de Seis Personajes y Dies Irae (Las Aventuras Africanas de Giusseppe Bergman 1 y 2) y, más tarde (1989) Tal Vez Soñar (Las Aventuras Orientales de Giusseppe Bergman).
Más tarde, refiriéndose al erotismo existentes en sus historias, decía:

"El sexo es un componente determinante de la cultura. Cuando vives plenamente tu sexualidad, rompes con el embrutecimiento social. Y cuando dibujo escenas eróticas no es gratuito. Creo que éso expresa una de las dimensiones esenciales en el hombre y que es uno de los objetivos de la aventura".
En 1981 realiza directamente para la revista francesa "Pilote", la historia El Hombre de Papel, un curioso "western" que vería su versión española en las páginas de la fenecida revista "Vértigo". En 1983 Manara vuelve al cómic erótico, esta vez con una historia propia a la que confiere su particular y característico estilo. Se trata de El Click y fue un gran éxito de ventas y crítica.
En 1985 Jean-Louis Richard dirigió una versión cinematográfica de esta obra que desmerece completamente la gran calidad del cómic. Pero si El Click y fue un éxito rotundo, más interesante y todavía popular es Verano Indio, una de sus pocas obras no escrita por él que acabó de reafirmar la categoría de este dibujante italiano. Hugo Pratt, responsable del magnífico guión de Verano Indio, refleja en esta historia un episodio de la colonización de Nueva Inglaterra. El dibujo de Manara, tan estilizado como siempre pero más formado, impactó a toda Europa.
Al año siguiente -1985-, Manara volvería al cómic erótico de fuerte contenido con El Perfume del Invisible. A partir de entonces sólo se han sucedido éxitos en la carrera de este genial dibujante: Tal vez soñar, Viaje a Tulum (con guión de Fellini), El Gaucho (segunda y última colaboración con Hugo Pratt), El Click 2 y 3, El Perfume del Invisible 2, Gulliveriana (magnífica translación del mundo ideado por Swift), Cita Fatal, El viaje de G. Mastorna (con Fellini), El Fuego y las Entrañas (en colaboración con Pedro Almodóvar ), Kamasutra, Las Aventuras Urbanas de Giusseppe Bergman, WWW, La Metamorfósis de Lucius...
En Noviembre de 2000 se publicó en Francia su último álbum: Revolution, donde los famosos televisivos devienen protagonistas. En Junio del 2001 comenzó la publicación seriada en "L'echo des savannes" de El Click 4, la continuación de su saga más famosa. En los últimos años ha diversificado su arte realizando versiones en CD-ROM de sus álbumes Gulliveriana, Kamasutra y WWW. Últimamente se había embarcado en la creación de un CD-ROM interactivo que, por primera vez, no estaba basado en la adaptación de unos de sus comics; su título: Bloom; aunque parece que este proyecto se encuentra actualmente "aparcado".

Fuentes consultadas: Maestros del cómic, y Artículo de Pedro Tabernero para la "Historia de los Comics" de Toutain Editor.

3 comentarios:

Mariela dijo...

Conocí la obra de Milo Marana por Athos, antes no lo conocía.
Muy buenos datos.

Saludos.

oenlao dijo...

magnific

Nora Almada-Poramoralarte dijo...

Milos Mandara me recuerda al Checo Muscha con una mezcla de Roy Liechtenstein. y a ustedes?
Me gusta tu blog celeste, es lindo. Segui!!!!
"Ven a mi, con tu dulce luz
alma de diamante"

bebiendo el elixir...me retiro con besos

Related Posts with Thumbnails