miércoles, 29 de diciembre de 2010

Lágrimas en la lluvia

Fotografía de Kathleen Connally
“y todo esto que he visto se disolverá como las lágrimas en la lluvia” (de la película Bladerunner)

Pienso en el átomo, la partícula elemental apretadamente contenida cuya división causaría catástrofes. ¿Cuántos átomos habrán entre mis recuerdos y yo? ¿Qué apretada sucesión de vidas está enroscada en mis células y desaparecerá cuando caiga el despojo sobre mi cabeza? Miro el trazo descartable de la historia que me ha tocado hacer, el rompecabezas esquivo de la infancia con su sabor a dulce antiguo. Las milflores en el jardín, la fuente, los traslados, las camas de hierro, mi madre cortando mosaicos, yendo a clases a Bellas Artes, mi padre en su coche pulido, las monjas de la Asunción en el patio donde el árbol de pan acogía nuestros recreos y entraba por la ventana hasta el balcón donde Mercedes contó la historia de le peineta y el reloj y me hizo soñar colgada de sus palabras y comprender el misterio de los cuentos. Los amantes: aquel que amé descuidada y atrevida en la clandestinidad de una ciudad chismosa que envidiaba nuestras luces, el que me escribió poemas en la espalda y me enseñó la geografía del alhelí; el cruel que uno a uno arrancó los pistilos de mis pensamientos para confundirme con sus humores de minotauro sacado por mí del laberinto para martirizar a muchachas danzarinas creyentes de las bondades de su corazón. Contemplo la mujer llena de volcanes, la que lleva lagos en los ojos y cuya historia a diario me ronda como una obsesión que no cede, país anfibio monstruo telúrico, hermafrodita erizo, puercoespín que me clava sus dientes en las espinas o me arrulla con sus ventiscas en eneros y febreros desérticos. Los hijos que parí desde el vientre o el corazón. Mis muchachas y muchachos soportándome las ilusiones, los sueños desmedidos, la insistencia de vivir mi vida sin concederles la gracia de resignarme y ser simplemente la madre que habrían merecido. Mi vida errante entre el deseo y la obligación, el destierro del amor que me lleva y me trae en sus huracanes de nostalgia poblados de rostros vistos o por ver hablando lenguajes tersos y lejanos o palabras que me devuelven la miel como colibríes veloces que rápidos restauran con sus largos picos mi identidad perdida para que el tiempo que no he sido me vuelva a reencontrar. ¿Cuántos malinches en flor, cerezos y corteses se apagarán en mis ojos cuando la luz huya de mí y yo quede como una referencia en las fotos mustias de mis descendientes? ¿Quién dará cuenta de mi fuego? Sólo aquí permaneceré. Escuchame lector, imáginame. A tus ojos y tu fantasía confío mi eternidad por los siglos de los siglos. Amén.

Gioconda Belli 
Poeta y novelista nacida en Managua el 9 de diciembre de 1948)

sábado, 25 de diciembre de 2010

Amapolas

Fotografía de Xuan Rata
Flor de cuneta, provocación del margen. No el rojo sino la síntesis del rojo, estampado como un signo. Sucedánea de ti, comercias adicciones con el viento. Yo trato de mirar hacia otra parte, esperando encontrarte precisamente ahí.

Fotografía y texto de Xuan Rata / Calendario de instantes

viernes, 24 de diciembre de 2010

Duda en el alma

Despertó cuando el sol comenzaba a expulsar el frío del desierto. Por debajo de la manta masajeó sus piernas flacas, sus rodillas que gimieron al doblarse para que el hombre se levantara. En la arena quedó el hueco de su cuerpo. El niño aún dormía. Se inclinó para despertarlo, tomándose dolorosamente de la cintura. ¿Ya hay que seguir, abuelo? El viejo no contestó, la mirada perdida el ese paisaje siempre igual, atemorizante. Sacó de su bolsa una manzana, sus dedos fuertes y nudosos la partieron en dos, y los peregrinos tomaron un sorbo de agua y desayunaron. Luego, apoyado en su báculo comenzó a caminar, el calor del desierto se sentía en las plantas de los pies a través de las viejas sandalias. El niño lo seguía, una manito tomada de su raída capa. ¿Falta mucho, abuelo? El hombre murmuró algo incomprensible mientras intentaba apurar la marcha. El nieto quería saber. ¿Los otros habrán llegado ya? El viejo se paró, bajó la vista y miró largamente al pequeño. Tomó la carita en sus manos para convencerlo, mirándolo a los ojos. Sí, seguramente ya están en la tierra prometida, esperándonos. Nos perdimos en esa tormenta de arena, pero reencontramos el camino. Un poco más, un esfuerzo más, y estaremos todos juntos. El niño sonrió a la sonrisa que cubría de arrugas el rostro del anciano.
Se miraron unos segundos aún, y el hombre irguió su enjuta figura, se apoyó en el báculo y volvió a marchar, sus labios murmurando continuamente una plegaria, con esa dolorosa duda en el alma.

Jorge A. Geller / Paraná / Argentina

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Atracción del borde

Fotografía de Xuan Rata
Yo no sé si es suficiente el goce que nos produce el equilibrio, ese logro leve de lo armónico, o si acaso al aceptar el desafío del abismo nos sentimos vencedores sobre alguna clase de destino. Pero es seguro que nos gustan las orillas y los labios y recorrer con los dedos la arista de la copa y recortarnos sobre una línea a modo de horizonte. Y todo tal vez porque es precisamente en ese espacio mínimo del borde donde el espacio nace, crece y se acentúa.

Fotografía y texto de Xuan Rata / Calendario de instantes

lunes, 20 de diciembre de 2010

Permanencia

Ilustración de Michael Parkes
Duro decir:
Te amo,
mira cuánto tiempo, distancia y pretensión
he puesto ante el horror de esa palabra,
esa palabra como serpiente
que viene sin hacer ruido, ronda
y se niega una, dos, tres, cuatro, muchas veces,
ahuyentándola como un mal pensamiento,
una debilidad,
un desliz,
algo que no podemos permitirnos.

Ese temblor primario
que nos acerca al principio del mundo,
al lenguaje elemental del roce o el contacto,
la oscuridad de la caverna,
el hombre y la mujer
lamiéndose el espanto del estruendo.

Reconocer
ante el espejo,
la huella
la ausencia de cuerpos entrelazados hablándose.

Sentir que hay
un amor feliz
enjaulado a punta de razones,
condenado a morir de inanición,
sin darse a nadie más
obseso de un rostro inevitable.

Pasar por dias
de levantar la mano,
formar el gesto del reencuentro y arrepentirse.
No poder con el miedo,
la cobardía,
el temor al sonido de la voz.
Huir como ciervo asustado del propio corazón,
vociferando un nombre en el silencio
y hacer ruido,
llenarse de otras voces,
sólo para seguirnos desgarrando
y aumentar el espanto
de haber perdido el cielo para siempre.

Gioconda Belli

domingo, 19 de diciembre de 2010

Ítaca

Cuando te encuentres de camino a Ítaca,
desea que sea largo el camino,
lleno de aventuras, lleno de conocimientos.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Desea que sea largo el camino.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca antes vistos,
deténte en los emporios de Fenicia,
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades de Egipto
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre en tu mente a Ítaca.
La llegada allí es tu destino.
Pero no apresures tu viaje en absoluto.
Mejor que dure muchos años,
y ya anciano recales en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que te dé riquezas Ítaca.

Ítaca te brindó tan bello viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene más que darte.

Y si pobre la encuentras, Ítaca no te engañó.
Así sabio como te hiciste, con tanta experiencia,
comprenderás ya qué significan las Ítacas.

Constantino Cavafis
Alejandría, Egipto 1863 – 1933

viernes, 17 de diciembre de 2010

Arte PoP



El Pop Art surge en la decada de 1950 en Gran Bretaña y años más tarde alcanza su auge en Estados Unidos, aunque con diferentes motivaciones. En Estados Unidos marcó el regreso del dibujo del tipo Hard edge (traducido como «dibujo de contornos nítidos») y del arte representacional como una respuesta de los artistas al utilizar la realidad mundana e impersonal, la ironía y la parodia para contrarrestar el simbolismo personal del expresionismo abstracto.En contraste, el origen en la Bretaña de la post-guerra, aunque también utilizaba la ironía y la parodia, era más académico y se enfocaba en la imaginería paradójica de la cultura popular norteamericana, la cual estaba formada por un conjunto de mecanismos fuertes y manipuladores que estaban afectando los patrones de la vida, mientras mejoraban la prosperidad de la sociedad.
El arte pop temprano de Inglaterra se puede considerar entonces como una serie de ideas alimentadas por la cultura popular norteamericana vista desde lejos, mientras que los artistas norteamericanos estaban inspirados en la experiencia de vivir dentro de dicha cultura.

El Pop Art("arte popular")está inspirado en la cultura de masas y subraya el valor de los iconos de la sociedad de consumo. Se representababan latas de cerveza o sopa, cómics, señales de tráfico, collages y esculturas. Los materiales fruto de la tecnología moderna, como el poliéster, la gomaespuma o la pintura acrílica, ocuparon un lugar destacado.

Los artistas del pop pretenden llegar al máximo público posible, sin elitismos ni exclusiones. Su mensaje es sencillo y claro y se dirige al común de la sociedad. No se persigue la originalidad sino más bien la reinterpretación de fotografías, grabados y pinturas anteriores.
Por esto, este movimiento se expresa mediante contornos claros, colorido variado y fuerte y provocador y con la ausencia de grandes mensajes, es decir, sin reivindicaciones ni denuncias a injusticias de la época. La temática es muy simple y directa.

La publicidad, el diseño industrial, el cartelismo, las revistas ilustradas, todos ellos ramas menores relacionadas con el mundo del arte, encontraron su cauce expresivo dentro del movimiento del "pop art".
Entre los artistas considerados como precursores del movimiento pop están Marcel Duchamp, Kurt Schwitters y Man Ray.

Haciendo hincapié en los cómics, son multitud las obras de arte pop basadas en historietas. Román Gubern destaca con Flash (1963), Richard Pettibone con Tricky Cad (1959), Jess Collins con Dick Tracy (1960), Andy Warhol con Good Mornig, Darling (1964) y Roy Lichtenstein con As I Opened Fire (1964).

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Enseñanza Zen

Hubo una vez un gran poeta japonés llamado Bashô. Era un joven muy inteligente y había estudiado muchos Sutras. Creía entender el budismo.

Un día, fue a visitar al maestro Zen Takuan. Hablaron durante largo tiempo. Cuando el maestro decía algo, Bashô respondía extensamente, citando los Sutras mas profundos y difíciles.

Finalmente, el maestro dijo: eres un gran budista, un gran hombre. Lo entiendes todo. Sin embargo, en todo el tiempo que hemos estado hablando, sólo has usado las palabras de Budha, o de maestros eminentes. No quiero oír las palabras de otras personas. Quiero oír tus propias palabras, las palabras de tu verdadero yo.

Ahora, rápido, dime una frase propia.

Bashô se quedó sin habla. Su mente comenzó a funcionar rápidamente. ¿Qué puedo decir? Mis propias palabras... ¿Cuales pueden ser? Pasó un minuto, luego dos, luego diez. Entonces el maestro dijo: creía que entendías el budismo. ¿Porqué no puedes responderme? La cara de Bashô enrojeció. Su mente se detuvo en seco, no podía moverse ni hacia la derecha ni hacia la izquierda, ni adelante ni atrás. Estaba frente a una pared impenetrable. Entonces, solo el vasto vacío. De repente se oyó un ruido en el jardín del monasterio. Bashô se volvió hacia el maestro y dijo:

Viejo estanque...
salta la rana...
sonido del agua...


El maestro rió fuerte y dijo: ¡Muy bien! ¡Estas son las palabras de tu verdadero yo! - Bashô también rió.

Más tarde, Bashô fue a Matsushima, uno de los lugares mas maravillosos del Japón, donde se estaba celebrando un concurso de poesía. Habían acudido poetas de todo el país. Escribieron elogios a la belleza del campo, la del majestuoso monte Fuji cubierto de nieve, la del brillante espejo de la superficie del lago, la de los veleros volando sobre el agua como majestuosos pájaros blancos, etc. etc. Bashô escribió solo tres líneas:

Matsushima...
ah Matsushima,
¡Matsushima!


Este es un poema Zen. No usa lenguaje poético o imágenes. En él no hay pensamiento. Yo soy Matsushima, Matsushima no es otro que yo.

Así que en el Zen no hay dentro ni fuera. Solo hay la Mente Una, que es así simplemente. Esta es la vida de todas las artes y es la vida del Zen.

Texto tomado del libro de Seung Sahn Soen-sa: "Tirando cenizas sobre el Budha".

lunes, 13 de diciembre de 2010

Desde la ventana de mi cuarto

Óleo de Balbontín
Desde la ventana de mi cuarto no veo la mar salada. Nada. Ni un trocito. Ni la luna. Ni la mortecina luz de las estrellas. Tampoco veo las farolas de la calle ni el caminar de los transeúntes. Podría ver un árbol, o dos incluso, pero lo cierto es que desde la ventana de mi cuarto no veo mata alguna, grande o pequeña, digna de tal nombre. El día menos pensado subo las persianas y que sea lo que dios quiera.

Extraído de Escribe o revienta...

viernes, 26 de noviembre de 2010

El olvido

Fotografía de Kathleen Connally
Siempre tuvo miedo de olvidar. No quería perder el recuerdo de nada. Se desesperaba cuando el título de una canción, o el nombre de un artista, no brotaba espontáneamente a su reclamo. Imaginaba un absurdo suicidio de la memoria, cuando debía detenerse unos segundos para recordar la ubicación de una calle o una casa. Para él, el olvido era una aberración inconcebible, casi un insulto a su personalidad, y se vanagloriaba de poseer una memoria perfecta.
Con los años, comprendió que le era imposible recordar absolutamente todo, y para ocultar sus olvidos, comenzó en secreto a llevar un ayuda memoria donde anotaba cumpleaños, aniversarios, nombres, títulos, direcciones, fechas, en fin, todo el acontecer de su vida, día a día.
Continuamente leía sus anotaciones, tratando de memorizarlas. Terminó archivándolas por rubros, dedicando un día fijo a cada uno.
Cuando en la casa no quedó espacio en pared alguna, donde poner un estante para sus biblioratos, decidió que había llegado a un límite, y que ya no podía seguir atesorando más recuerdos.
Retiró del banco sus ahorros, vendió el televisor, la radio, libros, cuadros y joyas, ordenó a un minimercado cercano los alimentos que periódicamente debían enviarle, y se recluyó para siempre, en medio de su absurdo archivo de fantasmas.
Pasó el resto de su vida como un ermitaño, dentro de su biblioteca de recuerdos, y murió cuando ya nadie recordaba su existencia, en el más atroz de los olvidos.

Jorge A. Geller / Premio El meridiano de la palabra 2010 / Paraná / Argentina

jueves, 25 de noviembre de 2010

El desgarramiento de los límites

¿Qué es esta experiencia sino un continuo proceso de muerte y nacimiento?. En el más primitivo espacio de nuestro ser, en el mismísimo núcleo de la materia, se esconde, como una sinfonía eterna, aquello que da muerte a lo vivo y aquello de da vida a lo muerto, la noche y el día, la fresca luz del amanecer y el misterio del ocaso. Hay “algo” en nosotros, algo definido y estructurado, que se resiste a morir, que se resiste al cambio y a la transformación. Su discurso nos encierra en un mundo rutinario y monótono cuyos muros se alzan hacia la inmensidad del cielo, acotándolo, con ladrillos compuestos por puro pánico a ir más allá de sus definiciones, a salirse de lo “seguro” para entrar en lo desconocido, a que las inmensas fuerzas del universo puedan atravesarnos, porque eso conllevaría, que esa estructura, rígida, monótona y predecible, muera para siempre.

Pero en la base de esta rueda Kósmica que gira y gira, la fuerza de la Vida y de la Muerte, tan poderosas, son las que conducen y dan sentido, de manera indiscutible, a nuestra existencia.

Tras el doloroso rayo de las crisis se esconden fuerzas destructivas y creativas que sirven de aliadas de la evolución. En definitiva, aunque desde la perspectiva del pequeño ego parezca abrumador, somos el resultado, la danza y el juego de fuerzas inmensas: somos fuerzas nucleares, electromagnéticas, gravitatorias, somos el inconsciente colectivo de la humanidad, la omnipresente fuerza de la evolución, la vida, el amor, la muerte y un sin fin de energías, que van más allá del control del tembloroso ego. En yoga, hablamos de alineación. El proceso de alineación ocurre cuando hay una plena consciencia de la dinámica de estas energías transpersonales, entonces el ego asume su verdadero papel y desde una prístina autenticidad surge:

Es mi voluntad hacer tu voluntad.

Después de las tormentas, cuando todo se ha quedado devastado, cuando las antiguas creencias se han convertido en angustiosos y raquíticos báculos que quebrándose, dejan de sostener debilidades, cuando ya no hay nada donde apoyarse, puede emerger, puede nacer algo nuevo. Y nacerá, con la fuerza que explotan las semillas en cada primavera, un nuevo estado, algo nunca visto, una nueva faceta del ser.

Por Gustavo G. Diex

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Antes, la conciencia

Pregunta el maestro a sus discípulos señalando la bandera agitada por el viento;

¿Qué se mueve?

- Se mueve la bandera, se apresura a responder el primero.

- Se mueve el viento, respondió el segundo.

El maestro niega con los movimientos de su cabeza, mientras responde:

-No se mueve la bandera, no se mueve el viento. Se mueve la consciencia…

martes, 16 de noviembre de 2010

Zen & Arte

El título lo dice todo, Album de instantes se llama este sitio en internet con imágenes del fotógrafo Juan Carlos del Río. Equillibrio, armonia, la cualidad de la fragilidad que hay en la belleza de la naturaleza, y a su vez la fuerza detrás de toda la divinidad presente en la creación. Para disfrutar sin apuros.

Si estás pintando o escribiendo o llevando a cabo cualquier acción, estás totalmente absorto en ella. Estás solamente pintando, solamente escribiendo. Ningún pensamiento se interpone entre tú y la acción. Solo hay la acción sin pensar. Esta es la libertad.



Si piensas, tu mente se aleja de tu acción y el fluir de tu pintura o tu escritura se bloquea, tu ceremonia del té es rígida o torpe. Si no piensas, te unificas con tu acción, eres el té que estás bebiendo. Eres el pincel con el que estás pintando. El no-pensamiento es anterior al pensamiento. Eres el universo entero; el universo no es otro que tú.



Esta es la mente Zen, mente absoluta. Estás mas allá del espacio y del tiempo, mas allá de las dualidades del yo y el otro, lo bueno y lo malo, la vida y la muerte. La verdad es así simplemente. Así que, cuando una persona Zen está pintando, el universo entero está en la punta de su pincel.



Cuando realizo una toma fotográfica, intento que, como la mayoría de los actos que como ser humano puedo realizar, sea con plena consciencia del momento presente. Cada instante se convierte así en "aquí y ahora" y cada respiración se transforma así en un momento mágico.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Reconciliación

Óleo de Nicoletta Tomas Caravia
Deja pasar un par de días, no la llames, no le cojas el teléfono. Luego ve a hablar con ella, pero muéstrate frío, distante e incluso cruel en un momento dado. Como si nada de aquello fuera contigo. Utiliza palabras duras, no hagas la más mínima concesión. Dile que no sabes de qué te habla, que son todo imaginaciones suyas. Deja que te grite, que te golpee, que te arañe, que te muerda, que te amenace. Échale la culpa de todo, deja que se derrumbe. Humíllala, apriétale un poco más (sólo lo justo), y entonces empieza a mostrarte algo más comprensivo. Dile algo cariñoso, juguetea con su flequillo. Abrázala, deja que se sienta bien por unos minutos. Convéncela de que te necesita. Miéntele, dile que la quieres. Y sólo al final, si lo consideras necesario, le dices que la perdonas.

Maria José Barrios / Cuentos mínimos

martes, 9 de noviembre de 2010

No hay tutía

Ilustración de Mordillo
"No hay tu tía"... o "No hay tutía" ?
Se trata de una expresión que utilizamos cuando nos rendimos en situaciones que no se pueden evitar o que no tienen solución.

Así, cuando no se puede salir de un asunto, decimos no hay tutía, que equivaldría a no hay nada que hacer:

"Quise convencer al profesor para que no nos hiciera el examen, pero no hubo tutía."

El término tutía procede el árabe tutiya, que significa sulfato de cobre. Se trata de un remedio utilizado antiguamente para aliviar los enfermedades de los ojos, hecho a base del óxido de cinc que, a modo de costra grisácea, se adhiere a la chimenea de los hornos de fundición de cobre. De esta manera, en tiempos de Cervantes se utilizaba este término con el significado de remedio o medicina. No haber tutía es, pues, no haber más remedio, carecerse de solución para un problema.

Teniendo en cuenta su origen, Tutía debería escribirse, por tanto, junto. Así lo dice el DRAE y el DPD. Sin embargo, el diccionario CLAVE incluye esta expresión en la entrada tía y aboga por su escritura separada sin tener en cuenta su origen.

Gracias Fabia por contarnos el origen de este dicho.

sábado, 30 de octubre de 2010

Cambios / Juan José Millás

El beso, fotografía de Robert Doisneau
Llevaban veinte años durmiendo cada uno en el mismo lado de la cama, cuando una noche, entre sueños, ella ocupó el sitio de él y él el de ella. Para los dos resultó una novedad enfrentarse al cónyuge por un costado diferente al habitual. De hecho, el otro no parecía el cónyuge, sino un intruso que resultaba al mismo tiempo sorprendentemente familiar, como si se hubieran conocido en otra vida, o quizá en otro idioma. Esa madrugada hicieron el amor con una torpeza morfológica llena de hallazgos sintácticos, de manera que al levantarse decidieron extender el cambio a los otros ámbitos de la existencia. Así él comenzó a ponerse a la izquierda de ella en la mesa y a su derecha en el sofá. En el coche, que habitualmente conducía él, la mujer ocupó el lugar del conductor.

Este mínimo cambio geográfico modificó sus vidas, haciéndoles tomar conciencia de unos territorios corporales inéditos. Entre tanto, sus fantasmas, abandonados en los lugares primitivos, continuaron relacionándose con la rutina anterior. Mientras ellos se abrazaban, en fin, con la extrañeza de dos adúlteros, sus espíritus continuaban jugando al matrimonio, de modo que en seguida devinieron en cuatro individuos, dos reales y dos imaginarios. Iban juntos a todas partes, con las posiciones respectivas invertidas, como la imagen que devuelve el espejo. En los restaurantes, aunque sólo reservaban mesa para dos, se sentaban en realidad cuatro y se pasaban la cena discutiendo sobre las ventajas de la rutina frente a las de la novedad sin ponerse de acuerdo.

Transcurrido el tiempo, regresaron por nostalgia a los lugares de siempre, encontrando sus huellas como las habían dejado. En seguida, volvieron a ser dos, y a veces, cuando imaginaban la posibilidad de ser otra vez cuatro, sentían una pereza enorme.

viernes, 29 de octubre de 2010

Mi país / Quino



martes, 26 de octubre de 2010

El cielo del gorrión / Un cuento turco


Había un gorrión minúsculo que, cuando retumbaba el trueno de la tormenta, se tumbaba en el suelo y levantaba sus patitas hacia el cielo.

-¿Por qué haces eso? -le preguntó un zorro.

-¡Para proteger a la tierra, que contiene muchos seres vivos! -contestó el gorrión-. Si por desgracia el cielo cayese de repente, ¿te das cuenta de lo que ocurriría? Por eso levanto mis patas para sostenerlo

-¿Con tus enclenques patitas quieres sostener el inmenso cielo? -preguntó el zorro.

-Aquí abajo cada uno tiene su cielo -dijo el gorrión-. Vete... tú no lo puedes comprender...

Anónimo

lunes, 25 de octubre de 2010

Caprichos de la luna

Ilustración de Poli Bernatene
La Luna, que es el capricho mismo, se asomó por la ventana mientras dormías en la cuna, y se dijo: «Esa criatura me agrada.»

Y bajó muellemente por su escalera de nubes y pasó sin ruido a través de los cristales. Luego se tendió sobre ti con la ternura flexible de una madre, y depositó en tu faz sus colores. Las pupilas se te quedaron verdes y las mejillas sumamente pálidas. De contemplar a tal visitante, se te agrandaron de manera tan rara los ojos, tan tiernamente te apretó la garganta, que te dejó para siempre ganas de llorar.

Entretanto, en la expansión de su alegría, la Luna llenaba todo el cuarto como una atmósfera fosfórica, como un veneno luminoso; y toda aquella luz viva estaba pensando y diciendo: «Eternamente has de sentir el influjo de mi beso. Hermosa serás a mi manera. Querrás lo que quiera yo y lo que me quiera a mí: al agua, a las nubes, al silencio y a la noche; al mar inmenso y verde; al agua informe y multiforme; al lugar en que no estés; al amante que no conozcas; a las flores monstruosas; a los perfumes que hacen delirar; a los gatos que se desmayan sobre los pianos y gimen como mujeres, con voz ronca y suave.

«Y serás amada por mis amantes, cortejada por mis cortesanos. Serás reina de los hombres de ojos verdes a quienes apreté la garganta en mis caricias nocturnas; de los que quieren al mar, al mar inmenso, tumultuoso y verde; al agua informe y multiforme, al sitio en que no están, a la mujer que no conocen, a las flores siniestras que parecen incensarios de una religión desconocida, a los perfumes que turban la voluntad y a los animales salvajes y voluptuosos que son emblema de su locura.»

Y por esto, niña mimada, maldita y querida, estoy ahora tendido a tus pies, buscando en toda tu persona el reflejo de la terrible divinidad, de la fatídica madrina, de la nodriza envenenadora de todos los lunáticos.

Charles Baudelaire
Poema número 37 de El spleen de París (Los pequeños poemas en prosa).

jueves, 21 de octubre de 2010

Amigo / Un cuento árabe

Ilustración de Sergey Rimoshevskij
Dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron.

El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:

"Hoy mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro".

Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra:

"Hoy mi mejor amigo me salvó la vida".

Intrigado, el amigo preguntó:

-¿Por qué, después que te lastimé, escribiste en la arena, y ahora escribes en una piedra?

Sonriendo, el otro amigo respondió:

-Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado, cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.

Anónimo

miércoles, 20 de octubre de 2010

Introducción a la Prosodia

Cuando me enseñaron que lo que importa
no es el endecasílabo perfecto recorriendo
como una línea de patos la página,
sino las variaciones
en esa línea y las tensión producida
en el oído por la sorpresa de la diferencia...
...lo entendí y sin embargo no lo entendí
exactamente, hasta justo este momento, años
más tarde en primavera, con los árboles bordados
y las camelias florecidas en su madurez,
miro por la ventana y veo lo que el frente frío
ha hecho en el jardín, irrumpiendo como un exabrupto,
inesperado en la extravagancia sensual de una
primavera en Maryland.
Cada flor tiene el borde ennegrecido
como si lo hubieran repasado con tinta
en vez de con escarcha, y la tensión que siento
entre lo que esperaba ver y lo que veo
es como aquella vez que entré en tu cuarto,
dispuesta a decirte adiós para siempre, pues
por aquel entonces eras una especie de frente
frío a tu manera,
y cuando me viste entrar reíste con ganas y me
levantaste en brazos como si yo también
estuviera bordada de primavera en vez
de madurez como las camelias,
y me dio por pensar: esto es Poesía.

Linda Pastan
New York, 1932

martes, 19 de octubre de 2010

Prisión

Fotografía de Peter Lippmann
Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen.

Montevideo, 1940

lunes, 18 de octubre de 2010

La rosa de la resurrección / La rosa de Jericó

Rosa de Jericó
 Una vez, hace tiempo, tuve en mis manos esta planta milagrosa. Se me presentó tan enigmática que inmediatamente captó mi atención. La rosa de la resurrección podía transformar su apariencia de ovillo de hilo cisal entreverado, sólo con el mágico contacto del agua, en una planta similar a un helecho verde y abundante en hojas, tan solo en unas pocas horas. Retirada de su fuente de vida, volvía a su apariencia inerte, a la espera de un tiempo inmemorial. 
Supo morir mi amor, en apariencias, como la Rosa de Jericó.

Tan enigmática como su nombre botánico, Anastática hierochúntica, es una especie única oriunda de Afganistán, pero se puede encontrar también en Egipto, Palestina y riberas del Mar Rojo.
Sus ramas tienen la propiedad de contraerse con la sequedad, permaneciendo cerradas y secas durante muchísimos años,incluso generaciones,hasta que la humedad o el contacto con el agua vuelve a abrirlas, recobrando así su verdor y belleza.
Arrancadas del suelo por el viento, éste las arrastra a su merced, convirtiéndolas en viajeras obligadas a través de estepas y desiertos, cruzando las fronteras de diversos países de Asia y otros continentes, y diseminando sus semillas por todos ellos. Posiblemente este errar interminable diera forma a la leyenda de Jesús en el desierto.
Ruedan incesantes por los desiertos de Arabia, Egipto y riberas del Mar Rojo... Pero no crecen, sin embargo, en la ciudad de Jericó; si bien es cierto que , miles de años atrás (sobre el segundo milenio antes de Cristo) ricos hacendados y comerciantes de esta ciudad las traían desde los lugares más lejanos, como un preciado talismán, para bendecir sus casas o negocios y librarlos de los invasores. Pudiera ser que el esplendor de Jericó en esta época diera nombre a la planta.
Su tradición ocultista data de tiempos muy remotos, y el paso de los siglos no ha logrado desprenderla jamás de su leyenda y poderes. Creyentes y no creyentes, todos reconocen antes o después sus beneficiosos efluvios.

Cuenta la leyenda que, cuando Jesús se retiraba a orar al desierto, la Rosa de Jericó, arrastrada por los vientos, se detenía dulcemente a sus pies y, de madrugada, después de abrirse con el rocío de la noche, ofrecía al Maestro las gotas de agua de sus ramitas. Jesús las tomaba con las yemas de sus dedos, llevándolas a los labios para calmar su ardiente sed. Conmovido, la bendijo.

Extendida esta leyenda con el paso de los años a otras naciones y otros continentes, diferentes etnias han considerado la Rosa de Jericó como Flor Divina,ícono de la resurrección, reconociéndola, además, como portadora de beneficiosos dones. Coinciden también muchas ramas del mundo esotérico en atribuirle especiales propiedades, acogiéndola como el talismán vivo más escaso y deseado.

lunes, 4 de octubre de 2010

Una mujer y un hombre

Oleo de Nicoletta Tomas Caravia
Una mujer y un hombre llevados por la vida,
una mujer y un hombre cara a cara
habitan en la noche, desbordan por sus manos,
se oyen subir libres por la sombra,
sus cabezas descansan en una bella infancia
que ellos crearon juntos, plena de sol, de luz,
una mujer y un hombre atados por sus labios
llenan la noche lenta con toda su memoria,
una mujer y un hombre más bellos en el otro
ocupan su lugar en la tierra.

Juan Gelman
Poeta argentino, 1930

martes, 28 de septiembre de 2010

Absoluto Mozart

W.A. Mozart a la edad de trece años, durante un viaje a Nápoles con su padre, visitó Roma y allí escuchó el Miserere de Allegri en la Capilla Sixtina. Esta obra sólo podía ser ejecutada allí y estaba prohibido copiarla o reproducirla bajo pena de excomunión. Mozart fue capaz de transcribirla de memoria en una sola audición, escribiéndola después al llegar a sus alojamientos. Se ha dicho que era capaz de escribir música en medio de una partida de billar. 

lunes, 27 de septiembre de 2010

Cristobal Colón, su lenguaje y un descubrimiento


El origen de Cristóbal Colón no es incierto por casualidad, sino que él lo ocultó a propósito porque era un judío o judío converso cuya lengua materna era el catalán, según dijo hoy a Efe Estelle Irizarry, una profesora estadounidense.
Irizarry, profesora emérita de la Universidad de Georgetown, llega a esa conclusión tras un análisis detallado de sus escritos donde la clave es una simple barrita inclinada, un elemento modesto que se había escapado a la atención de otros investigadores. Esa barrita, conocida como vírgula, es la que se usa actualmente en las direcciones de internet y con ella Colón jalonó sus escritos para indicar pausas. El caso es que esa vírgula no aparece en escritos castellanos, ni prácticamente de ningún otro país, sino sólo en los producidos en el territorio de la Antigua Corona de Aragón donde se hablaba catalán, básicamente la Cataluña actual y las Islas Baleares, según Irizarry.
"Las vírgulas funcionan como el ADN de Colón. Era un hábito suyo. Colón era un puntuador y era uno de los pocos de aquella época", dijo la profesora, autora de 34 libros sobre literatura.
Irizarry usa esa metáfora como título de su último volumen, "El ADN de los escritos de Cristóbal Colón", en el que sigue la pista del escurridizo navegante en las huellas que dejó en más de 100 cartas, diarios y documentos que se atribuyen a él.
En Ibiza, por ejemplo, en un 75 por ciento de los cientos de documentos de la época analizados por la investigadora aparecen vírgulas al modo de Colón, que las colocaba solas o en parejas y también empleaba espacios para señalar al lector una pausa de respiración.
Su libro confirma algunas de las conclusiones alcanzadas por el investigador Nito Verdera, que identifica muchas palabras de origen catalán en el lenguaje de Colón. Verdera mantiene que el descubridor de América era ibicenco, en parte por los términos marítimos que usaba, pero Irizarry no va tan lejos. Ella cree que se crió en una región de habla catalana, lo que explica que no se expresara correctamente en español, que sería su segunda lengua. Muestra de ello es la inconsistencia de su ortografía, pues escribía "trujeron" y "trajeron" incluso en la misma frase, por ejemplo. Además, estas grafías y otras semejanzas con el ladino, como se conoce al español hablado por los judíos, apuntan a que Colón era hebreo, según Irizarry. "Colón puntuaba hasta las apostillas e incluía copiosas notas alrededor de las páginas. En eso seguía la manera de puntuar de los escribas de la judería", dijo la profesora, quien afirmó que "el hebreo es uno de los idiomas más puntuados que existen". Ese origen explicaría, a su juicio, el gran misterio sobre el lugar de nacimiento de Colón, al que él nunca aludió y que los historiadores colocan en Génova, Córcega, Portugal y Grecia, además de España.
"Las personas que se escondían más y tenían razón para hacerlo eran los judíos", afirmó Irizarry. La profesora aporta a la investigación sobre Colón una mirada "fresca", según ella misma afirma, dado que no es medievalista, sino que se ha dedicado a estudiar autores vivos, tanto españoles como puertorriqueños. Como directora de la revista Hispania, a Irizarry le llamó la atención en particular la diferencia en la puntuación en los diferentes escritos atribuidos a Colón, la cual fue añadida en transcripciones posteriores. Ahora ella cree que "lo que no lleve vírgulas no es de Colón". Un análisis detallado de todos los originales a los que ella no ha tenido acceso podría apuntar en qué lugar específico se crió el explorador, pero eso es trabajo para otro libro.

Artículo publicado en Terra

domingo, 26 de septiembre de 2010

Vérselas negras

Para explicar este dicho, deberemos remontarnos a la antigua Grecia y explicar la manera en que los ciudadanos llegaban a ocupar cargos públicos. Estos se otorgaban confiando en el azar, mediante el sistema de extracción de sortes (bolas o pedacitos de madera marcados, que por otra parte, dieron origen a la palabra "sorteo") por los que se creía que se expresaba el oráculo.
En este sistema, las bolas blancas simbolizaban la suerte venturosa y las negras, la suerte adversa.
Esta interpretación mágica de las suertes se ha mantenido a través del tiempo y de él proviene la expresión vérselas negras, derivada a su vez de tocarle a uno la negra, con el que, en el lenguaje coloquial se señala el infortunio de alguien en cualquier cosa determinada por el azar.
Extraído del sitio Del dicho al hecho

sábado, 25 de septiembre de 2010

Enseñando a pensar

Desearía que esta anécdota que me hicieron llegar, responda exactamente a algo sucedido de la manera que se cuenta. Sería muy difícil, sino imposible, confirmar o negar que así haya sido. Pero cualquiera sea la respuesta a ese interrogante, entiendo que, más allá de los tecnicismos de física que se citan, el relato es decididamente interesante y aleccionador, sobre todo en relación a la tarea de educadores en general.
Después de todo "Una anécdota para ser digna de ser tomada en cuenta no importa demasiado si responde a hechos ciertos o no, sólo interesa que resulte verosímil, es decir que sea compatible con la personalidad de los protagonistas y con las circunstancias y el contexto que caracterizan el momento en que se ubica lo que se cuenta".

Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real Británica y Premio Nobel de Química en 1908, contaba la siguiente anécdota:
Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba a punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta que había dado en un problema de física, pese a que éste afirmaba con rotundidad que su respuesta era absolutamente acertada.
Profesores y estudiantes acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido yo.
Leí la pregunta del examen y decía:
"demuestre cómo es posible determinar la altura de un
edificio con la ayuda de un barómetro".
El estudiante había respondido:
"lleva el barómetro a la azotea del edificio y átale una cuerda
muy larga. Descuélgalo hasta la base del edificio, marca y mide.
La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio".

Realmente, el estudiante había planteado un serio problema con la resolución del ejercicio, porque había respondido a la pregunta correcta y completamente.
Por otro lado, si se le concedía la máxima puntuación, podría alterar el promedio de su año de estudios, obtener una nota mas alta y así certificar su alto nivel en física; pero la respuesta no confirmaba que el estudiante tuviera ese nivel.
Sugerí que se le diera al alumno otra oportunidad.
Le concedí seis minutos para que me respondiera la misma pregunta pero esta vez con la advertencia de que en la respuesta debía demostrar sus conocimientos de física.
Habían pasado cinco minutos y el estudiante no había escrito nada.
Le pregunte si deseaba marcharse, pero me contestó que tenía muchas respuestas al problema. Su dificultad era elegir la mejor de todas.
Me excusé por interrumpirle y le rogué que continuara. En el minuto que le quedaba escribió la siguiente respuesta:
"coge el barómetro y lánzalo al suelo desde la azotea del edificio,
calcula el tiempo de caída con un cronometro. Después se aplica la formula
Altura = 0,5 por A por T2.
Y así obtenemos la altura del edificio".
En este punto le pregunté a mi colega si el estudiante se podía retirar.
Le dio la nota más alta.
Tras abandonar el despacho, me reencontré con el estudiante y le pedí que me contara sus otras respuestas a la pregunta.
"Bueno", respondió, "hay muchas maneras, por ejemplo, coges el barómetro en un día de sol  y mides la altura del barómetro y la longitud de su sombra.
Si medimos a continuación la longitud de la sombra del edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos también la altura del edificio".

 
"Perfecto", le dije, "¿y de otra manera?" "Si", contestó,"éste es un procedimiento muy básico para medir un edificio, pero también sirve. En este método, coges el barómetro y te sitúas en las escaleras del edificio en la planta baja. Según subes las escaleras, vas marcando la altura del barómetro y cuentas el numero de marcas hasta la azotea. Multiplicas al final la altura del barómetro por el número de marcas que has hecho y ya tienes la altura.
Este es un método muy directo.

Por supuesto, si lo que quiere es un procedimiento más sofisticado, puede atar el barómetro a una cuerda y moverlo como si fuera un péndulo.
Si calculamos que cuando el barómetro esta a la altura de la azotea la gravedad es cero y si tenemos en cuenta la medida de la aceleración de la gravedad al descender el barómetro en trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio, de la diferencia de estos valores, y aplicando una sencilla formula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la altura del edificio.
En este mismo estilo de sistema, atas el barómetro a una cuerda y lo descuelgas desde la azotea a la calle.
Usándolo como un péndulo puedes calcular la altura midiendo su periodo de precesión.

En fin ,concluyó, existen otras muchas maneras. Probablemente, la mejor sea coger el barómetro y golpear con el la puerta de la casa del conserje. Cuando abra,decirle:señor conserje, aquí tengo un bonito barómetro, si usted me dice la altura de este edificio, se lo regalo.
En este momento de la conversación, le pregunté si no conocía la respuesta convencional al problema (la diferencia de presión marcada por un barómetro en dos lugares diferentes nos proporciona la diferencia de altura entre ambos lugares) evidentemente, dijo que la conocía, pero que durante sus estudios,sus profesores habían intentado enseñarle a pensar. 


El estudiante se llamaba Niels Bohr, físico danés, premio Nobel de Física en 1922, mas conocido por ser el primero en proponer el modelo de átomo con
protones y neutrones y los electrones que lo rodeaban.
Fue fundamentalmente un innovador de la teoría cuántica.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Miel y promesas

Fotografía de Albert Watson
Si te vas
me invadirá tu ausencia
te encontraré en mis sueños
te beberé en mis lágrimas.
Sellaré mi corazón
con clavos de sangre ardiente
para guardar tus caricias
tus miradas y tu aliento.
Pero si no te vas
ay, amor, si no te vas
abrázate con fuerza a mi locura
hasta perder el sentido
y asómate con ímpetu a mi cuerpo
descubre sus misterios
intérnate en sus ansias
enciéndelo de besos
¿No ves que siento frío
y tiemblo sin tu abrazo?
Tengamos una fiesta
de amor inagotable
un estallido intenso
de luz, de piel y sueños
los cuerpos aferrados
como una enredadera
bebiéndonos los labios
de miel y de promesas.
Si no te vas
ay, amor, si no te vas.

María Cristina Espinosa
de 63 años y alicantina

En "versos encendidos" voy descubriendo la poesía erótica de escritores desconocidos que logran transmitir muy visceralmente el encuentro entre dos amantes. Es un género muy difícil ya que debe mantener un perfecto equilibrio entre la palabra, la belleza, y la pasión. Curiosamente lo poco que hasta ahora he leído ha sido de mujeres poetisas.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Quién se asoma al Hubble? / Juan José Millás

Hubble Telescope
Sigo con pasión, aunque con poco provecho, las noticias del "Hubble", el telescopio gigante a través de cuyo agujero podremos asomarnos en seguida a los confines del universo. La verdad es que no he conseguido entender bien los problemas de pulido de los que hablan los periódicos: se trata de un defecto tan pequeño que cuesta pensar que le haya trastornado tanto. Cuando se manejan magnitudes demasiado pequeñas, o demasiado grandes, la inteligencia media se queda a dos velas. O sea, que no entiende nada. Pero, bueno, lo importante es que anda por ahí fuera un telescopio enorme a través del cual vamos a ver cosas que suceden a una distancia de 10.000 años luz o así. Como la luz viaja, creo, a 300.000 kilómetros por segundo, coja usted la calculadora y calcule.
Es decir, que muchas de las cosas que vamos a observar a través del "Hubble" ya no existen, del mismo modo que algunas de las estrellas que contemplamos por la noche murieron hace tiempo, aunque su imagen siga viajando por el espacio. Pero ello hace todo esto más apasionante, o más raro. Recuerdo ahora a un personaje de una novela de Vladimir Nabokov que un día sale a la calle y le acomete la impresión de que el mundo es un gran cadáver en descomposición. Una vez apresada esa imagen, es difícil imaginárselo de otro modo, sobre todo al contemplar la voracidad con que nosotros nos empeñamos en limpiar los huesos del difunto.
Por otra parte, como uno tiene la razonable sospecha de que entre el macrocosmos y el microcosmos no hay grandes diferencias, mucho me temo que al mirar hacia fuera veamos lo de dentro: ya se sabe que lo más parecido al universo sideral es el interior de un átomo. Pues bien, tal vez gracias al "Hubble" podamos vernos al fin tal como somos, y quizá descubramos con horror que hemos muerto hace millones de años. Los poetas raramente se equivocan y Nabokov era un poeta: como el "Hubble", la realidad está llena de espejos que devuelven imágenes que no son.

Imagen del Hubble / Danza entre galaxias
Esta imagen del Hubble muestra una intrincada danza entre dos galaxias. Las galaxias contienen una gran cantidad de estrellas y muestran su movimiento como en una película de cámara lenta. Es difícil de pensar cómo será este fenómeno en la realidad. Este par de galaxias, también conocida como Arp 87, se encuentra en la constelación del Leo, el León, aproximadamente 300 millones de años luz de distancia de la Tierra.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Quino / Humor que hace pensar

video

martes, 21 de septiembre de 2010

Colores en las pupilas / Los lugares

video

Uso la fotografía como una forma de burlarme del tiempo y el espacio en escenas llenas de cotidianeidad, buscando trascender, vencer las coordenadas, saber que ese instante de la vida se logra capturar como en un parpadeo. Me aterra la idea de un ojo sin paisaje ni la belleza de la vida y lleno mi conciencia de imágenes. Amo la luz, el color, el claroscuro, la poesía, la música, los jazmines, el cuerpo y el amor, la lluvia, los aromas, los pajaros y el viento.

lunes, 13 de septiembre de 2010

De los caminos del Espíritu

Abrid los ojos hacia vosotros mismos y mirad en el infinito del espacio y el tiempo. Oireis que alli vuelven a resonar el canto de los astros, la voz de los números y la armonia de las esferas. Cada sol es un pensamiento de dios y cada planeta una forma de ese pensamiento, y es para conocer el pensamiento divino que vosotras almas descenderéis y remontaréis penosamente el camino de los siete planetas y de los siete cielos suyos.

Hermes Trismegisto
Publicar entrada

domingo, 5 de septiembre de 2010

Origen de las notas musicales


El origen de las notas musicales está inscrito en un himno eclesiástico: Ut queant laxis es el  Himno a San Juan Bautista, escrito por el historiador lombardo Pablo el Diácono, en el SigloVIII. Pueden escuchar estos breves versos cantados en el video preparado especialmente.

Ut queant laxis   Para que puedan
Resonare fibris   Con toda su voz
Mira gestorum    Cantar tus maravillosas
Famuli tuorum    Hazañas estos tus siervos,
Solve polluti        Deshaz el reato de
Labii reatum       Nuestros manchados labios,
Sancte Ioannes   ¡Oh, bendito San Juan!

O según otra traducción: ""Para que las maravillas de tus obras puedan resonar en la voz serena de tu siervo, limpia el pecado de su labio manchado oh San Juan".

De las primeras sílabas de los versos de este himno, hacia el Siglo XI el monje benedictino Guido D'Arezzo, padre de la música, toma el nombre las notas musicales de la notación latina moderna. El himno está en latín, y tiene la particularidad, de que cada verso comienza con una nota diferente, y puntualmente va subiendo esa nota como el típico solfeo.
Así quedaron conformadas las notas : UT, RE, MI, FA, SOL, LA y SI (siendo SI, la unión de la S de Sancte y la I de Iohannes).Guiddo de Arezzo, entonces creo un sistema de solfeo, mediante el cual se podía comenzar a estudiar la música mediante un nombre teórico para cada nota.
Posteriormente, en el año 1636, Giovanni Battista Doni sustituyó la nota ut por do, pues esta sílaba facilitaba el solfeo por terminar en vocal. En cambio UT dificultaba el solfeo al tener que nombrarla repetidas veces.
Probablemente do tenga su origen en Dominus., o bien represente las primeras dos letras de su propio apellido "Doni".Esta modificación se explandió y aceptó rapidamente.

En algunos idiomas (como el inglés) cambiaron la s inicial por una t para que cada nota comenzara en una consonante distinta (y sol y si no comenzaran ambas en s).

viernes, 27 de agosto de 2010

Tiempo

Imagen tiempo. Tiempo absorto en si mismo. Tiempo prendido en el tiempo. A punto de suceder. Dejando ya de haber sucedido.
Valérie Tasso

lunes, 9 de agosto de 2010

Yosano Akiko


Viniste al fin, y por eso
dejé ir a las libélulas
que conservaba cautivas
entre mis cinco dedos
este atardecer de otoño

Viniste al fin


¿será porque siempre anhelas, corazón,
que siempre enciendo una lámpara
en el naranja del ocaso?
dulce y triste
como un amor sobrecogido
por largos suspiros
de lo profundo de un sauce
poco a poco
va saliendo la luna
la tierra parece
una magnífica
flor de loto
cuando el sol se alza
sobre el paisaje nevado.
Puedo entregarme a ella



En vestiduras de oro
ellos parecen pajarillos
danzando en el cielo
las hojas del árbol del ginkgo
flotando bajo el último sol.

De los innumerables escalones
que conducen a mi corazón
él subió tan sólo
quizás dos o tres.
De los innumerables escalones
Traducción A. Gim

miércoles, 4 de agosto de 2010

A vuelo de pájaro / Erika Kuhn / Segunda Parte

martes, 3 de agosto de 2010

El desierto

Desierto de Atacama, Chile
En el desierto
uno es la sombra
la hendidura
por donde pasa la muerte
o el día siguiente
uno vive su tumba
a oscuras
dentro de su carne,
oyendo cómo el viento se lleva el día
y el polvoriento mar,
que golpea sin aire
contra el aire
su mariposa negra.
Aquí
las constelaciones cargan
al escorpión
y el hombre se envenena
si pronuncia, a solas, su propio nombre en la noche.
Sólo cuando el médano rojo
espanta a la luna,
después que el espacio se ha devorado,
lo que queda de uno
cicatriza.

Leopoldo Teuco Castilla
Nacido en Salta, Argentina, 1947

lunes, 2 de agosto de 2010

Cada mañana

Tregua de Erika Kuhn
Cada mañana
cuando los dioses reparten la suerte
los pájaros que quedaron sin alas
o sin cielo
o sin ganas de volar
acuden a tu ventana

Cada mañana
cuando los dioses reparten la suerte
los pájaros sin alas
o sin cielo
o sin ganas de volar
acudimos a tu ventana

Mauricio Feller / Cuadernos del Argonauta

jueves, 15 de julio de 2010

Del amor navegante / Leopoldo Marechal

Óleo de Mihail Aleksandrov

Porque no está el Amado en el Amante
Ni el Amante reposa en el Amado,
Tiende Amor su velamen castigado
Y afronta el ceño de la mar tonante.
Llora el Amor en su navío errante
Y a la tormenta libra su cuidado,
Porque son dos: Amante desterrado
Y Amado con perfil de navegante.
Si fuesen uno, Amor, no existiría
Ni llanto ni bajel ni lejanía,
Sino la beatitud de la azucena.
¡Oh amor sin remo, en la Unidad gozosa!
¡Oh círculo apretado de la rosa!
Con el número Dos nace la pena.

lunes, 12 de julio de 2010

A vuelo de pájaro / Erika Kuhn / Primera parte

La descubrí por ventura. Las palabras sobran cuando la obra por sí misma llena todos los espacios con una intensidad inusual. Dejemos hablar los trazos, que dibujan el alma.
Ver en modalidad pantalla completa ( fullscreen ) para que los textos sean legibles.


Encontrarán mucho más de ella en su blog.

Related Posts with Thumbnails